Publicado el

Un servicio de pago online es un servicio que ofrecen algunas empresas para gestionar el envío y recibo de pagos en Internet. Este tipo de servicios ofrecen una intermediación entre el cliente y el vendedor, de tal forma que el primero nunca tiene que compartir información privada (número de tarjeta, CVC, fecha de caducidad de la tarjeta, etc) con el segundo.

Los servicios de pago online son una alternativa a las TPVs virtuales y son mucho más inmediatos de conseguir puesto que no requieren de un proceso de obtención tan largo como las primeras, donde existe un proceso no muy corto (puede durar hasta 12 semanas) de gestión por parte del banco.

La mayoría de los servicios de pago online pueden ser utilizados tanto si se está registrado en el servicio como si no. La principal diferencia estriba en que si somos usuarios, en el proceso de registro se nos pedirá proporcionar nuestro número de tarjeta (o cuenta bancaria, dependiendo del servicio online) que quedará asociada a nuestra cuenta de usuario. De esta forma, no será necesario introducir estos credenciales cada vez que realicemos una transacción, puesto que el servicio podrá acceder a ellos. En el caso de no disponer de una cuenta de usuario, deberemos introducir nuestros credenciales cada vez que realicemos una transacción. En ambos casos el proveedor del servicio de pago online es el que se encarga de gestionar cualquier transacción monetaria que realices vía Internet, forma fiable y segura.

Al igual que con las TPV virtuales, los servicios de pago online se quedan con una comisión de cada venta, y los métodos de pago y moneda que pueden elegirse también dependen de cada servicio.

PayPal o DineroMail son ejemplos de servicios de pago online.